Murió el hijo de la mujer detenida por haber traficado cocaína desde Bolivia para pagarle la quimioterapia


El nene, de 13 años, padecía un cáncer fulminante. Un juez dejó viajar a su madre, presa en Salta, para que lo acompañara en sus últimos días.

Cerca de la siete de la tarde de ayer el estado del niño se complicó. En septiembre de 2017 le habían encontrado un tumor en un hueso de su pierna derecha. En octubre, su mamá -que trabajaba de empleada de limpieza en casas de su ciudad- no tenía dinero para pagar el tratamiento y decidió someterse al negocio narco. Le dieron dos valijas con poco más de un kilo de cocaína para pasar a Argentina. Debía entregarla en el barrio porteño de Liniers y recibiría 500 dólares a cambio.

Sin embargo, un control de Gendarmería en la ciudad jujeña de Ledesma frenó el remis en el que viajaba hasta Orán y detectó la cocaína en 40 paquetes escondidos en un doble fondo. Claudia quedó detenida el 27 de octubre de ese año, acusada del delito de transporte de sustancias, que tiene una pena de hasta 15 años de prisión.

Su defensor oficial, Andrés Reynoso, apeló su procesamiento y la prisión preventiva, dictadas por el juez federal Esteban Hansen. Para el abogado, Claudia no presenta riesgos para la investigación y el delito que cometió fue para resolver un mal mayor: la vida de su hijo. A contrarreloj, la defensa había presentado un escrito para que la Justicia le permitiera ver a Fernando por última vez.

Y finalmente lo lograron. La madre pudo viajar hasta Santa Cruz de la Sierra para reencontrarse con el chico, que había pedido ser trasladado a su casa. «No llores mi mamá, no quiero que llores, yo ya no quiero llorar», le dijo el adolescente a la mujer cuando la vio. Entre lágrimas, se abrazaron y pudieron disfrutar de un momento a solas.

El chico aguantó lo más que pudo y logró despedirse tal como había soñado: en la tranquilidad de su hogar junto a su familia. Logró pasar sus últimos cinco días con su mamá. Este miércoles cerca de las 20, murió.

La noticia la confirmó su médica, María Estela Coleoni Suárez, del Instituto Oncológico del Oriente Boliviano. «Acaba de caer un gran luchador contra el cáncer, un guerrero valiente», expresó.

Claudia deberá volver a la prisión en General Güemes y esperar una condena de la Justicia, que definirá su futuro. La Sala 2 de la Cámara de Apelaciones de Salta, integrada por los jueces Guillermo Elias, Mariana Catalano y Alejandro Castellanos, confirmó su procesamiento, su prisión preventiva y un embargo de $20 000.

Comments

comments