Nails By Marjory, una referencia de confianza para quienes aman ver bien sus manos


Marjory llegó a Cipolletti en marzo de este año, días antes del inicio de la cuarentena en el país. Hace menos de un mes dio inicio a su emprendimiento, Nails By Marjory, y ya se ha ganado la confianza de muchos clientes.

El 2020 no ha sido impedimento para esta joven emprendedora que, llegó desde la ciudad de Rosario en febrero e inició su proyecto en el Alto Valle hace menos de un mes. A los 16 años de edad descubrió su pasión por la estética y desde entonces se profesionalizó como peluquera, lashista y manicura, inclinándose mucho más por esta última.

Nails By Marjory, así decidió llamar a su emprendimiento que a paso firme empieza a escucharse entre las mujeres de Cipolletti y Neuquén como una referencia de confianza para quienes aman ver bien sus manos. «Me reconforta ver felices a mis clientes cuando ven el cambio en sus uñas», expresó ella cuando le preguntamos la razón por la que decidió dedicarse a esta rama, que en el mundo de la belleza es considerada un arte. «Es fundamental la capacitación constante, las personas necesitan estar seguras del servicio que se les va a brindar«, sostuvo, y compartió con nosotros que su deseo es especializarse también en podología. Además, hizo referencia a la pandemia que azota a la Argentina: «No podemos dejar que las circunstancias determinen nuestro éxito, hay que perseguir nuestros sueños y el mío es este».

Semipermanentes, capping, esculpidas y decoración a mano alzada son solo algunos de sus puntos fuertes.

Las actividades se han retomado con la «nueva normalidad» al mismo tiempo en que el arte de las manos se puso de moda en todo el país. Con los cuidados sanitarios correspondientes, Marjory atiende en la calle Sáenz Peña 436, del centro de Cipolletti, ubicada a metros de la intersección con Avenida Alem y recibe consultas por turnos a través de Wpp: 341-2576915. También hizo pública su cuenta de Instagram ( @nails.bymarjory ), donde poco a poco nos irá revelando más de sus trabajos.

Comments

comments