Otro que vuelve: Jon Bon Jovi


El año pasado, durante un par de horas, medio mundo pensó que John Francis Bongiovi, más conocido como Jon Bon Jovi, había muerto. La noticia falsa, propagada a velocidad de la luz por las a veces tramposas redes sociales, le pilló cenando tranquilamente junto a su familia. “No cundió el pánico. Fue un fenómeno interesante y divertido. Empecé a recibir cientos de llamadas para preguntarme si estaba muerto. Por suerte, en aquel momento también estaba el fotógrafo oficial del grupo y me hizo una foto que distribuimos por las mismas redes sociales que me habían matado dos horas antes”. El cantante de Bon Jovi, grupo que ha vendido más de 130 millones de discos, recuerda su fugaz paseo por el más allá con una sonrisa escandalosamente blanca. “No pierdo mucho el tiempo buscándome por Internet, pero fue más divertido cuando se difundió el rumor de que me había quemado la melena con una barbacoa. En realidad ocurrió que en 1992 hice una visita al peluquero”.

Jon Bon Jovi

Jon Bon Jovi

A sus 50 años recién cumplidos, tiene los ojos azules y lleva el pelo corto y cuidado. Poco se parece a aquel veinteañero que en 1984 refundó el rock comercial americano gracias a una cardada melena con mechas rubias (“En pocas entrevistas no me han preguntado por mi pelo”, asegura), pantalones elásticos de dudoso gusto y dos canciones –Runaway y Livin¨ on a prayer– que lo convirtieron en una estrella mundial. Treinta años después, con una elegante chaqueta de cuero y unas botas de cowboy negras, responde a las preguntas de la prensa europea en la suite Marlene Dietrich de un lujoso hotel en la lluviosa Berlín.

Hijo de una de las primeras conejitasplayboy y un peluquero de ascendencia italiana, Jon Bon Jovi ha participado en 14 películas, lleva 23 años casado con Dorothea Hurley, su novia del instituto, y tiene cuatro hijos, de 20, 18, 11 y 9 años. Pero hoy el tema central de la conversación esWhat about now [y ahora qué], el duodécimo disco de la banda que fundó con su mismo nombre y que se publica el 12 de marzo.

Y como parece de mal gusto comenzar la entrevista hablando de los excesos del pasado, lógicos en una banda de éxito, o de los problemas familiares (el jefe de prensa de la discográfica ha avisado con gesto serio que la sobredosis de heroína que sufrió recientemente su hija Stephanie, de 20 años, es tema prohibido de la conversación), hablaremos primero del continente… No de los problemas de la vieja Europa, no, sino de la sorprendente portada del disco. “Tenemos fama merecida de haber publicado las peores y más feas portadas de la historia del rock. Ahora, por fin, tenemos una en condiciones”, dice triunfante Bon Jovi.

Esta vez hay que sumar el ingrediente social infalible. “El disco es mi visión sobre EE UU tras el primer mandato presidencial de Obama”, explica. “Muchos creyeron que este chico joven y de bonita sonrisa iba a ser un salvador, pero en realidad era solo un hombre. Un gran hombre, pero no un supermán. Muchos han renegado de él. Mi respuesta a eso se llamaBecause we can [porque podemos]”. La canción que abre el álbum, asegura Bon Jovi, parece escrita especialmente para España: “Tenéis un paro tan alto y la política de austeridad es tan dura que necesitáis esperanza. Alguien que os diga que juntos podemos. La solución no está en el Gobierno ni en los partidos políticos. Está en la gente: en la comunidad, la familia y los amigos”. Se detiene un segundo y lo admite: “Lo siento, sí, soy un romántico y un optimista”, confiesa el cantante.

Comments

comments