Polémica: Denuncia que por ser homosexual no le permitieron donar sangre en el Garrahan


La denuncia fue realizada en las redes sociales por un joven de 21 años. Intentó donar sangre en el Hospital Garrahan y por los criterios de la Ley Nacional de Sangre lo consideraron factor de riesgo.

Una denuncia realizada por Fernando Suárez, un joven homosexual de 21 años, motivó al inicio de un debate polémico en cuanto a las restricciones impuestas por la Ley Nacional de Sangre. A través de las redes sociales escribió: «El viernes 27 de diciembre fui al Hospital Garrahan con la voluntad de donar sangre pero me encontré con la triste realidad de que hoy, a horas de meter un pie en 2020, un hombre homosexual no puede donar porque es considerado factor de riesgo».

Continuó su descargo diciendo que «por motivos que no vienen al caso sé perfectamente que soy una persona apta para donar y, aún así, en la entrevista me descartaron completamente la chance de hacerlo: porque si sos varón y tuviste relaciones sexuales en los últimos 12 meses con otro varón, no podes donar». Por su parte Silvina Kuperman, titular del Servicio Centro Regional de Hemoterapia del Hospital Garrahan, explicó que al momento de aceptar donantes se basan en el criterio del «Boletín de Sida de 2019 que advierte que mientras en toda la población la prevalencia de HIV es de 0,4%, su distribución en poblaciones más vulnerables es la siguiente:

Trabajadores/as sexuales y/o en situación de prostitución: 2 a 5 por ciento

Contexto de encierro: 2,7

Usuarios de drogas inyectables: 4 a 7%

Hombres que tienen sexo con hombres: 12 a 15%

Mujeres transexuales: 34%».

En el año 2015, la resolución 865/2006 de la ley Nacional de Sangre (Nº 22.990) contenía un cuestionario que permitía excluir, entre otras variables, a donantes que hubiesen tenido relaciones homosexuales. Sin embargo, ese mismo año la resolución se modificó quitando del cuestionario preguntas referidas a la orientación sexual de la persona, pero advirtiendo que «dada la complejidad del proceso de calificación de donantes de sangre de bajo riesgo es necesario tener en consideración datos epidemiológicos y la evidencia científica disponible, en el país y/o la jurisdicción».

Kuperman indicó que no se trató de un acto discriminatorio ni prejuicioso, sino que las estadísticas e investigaciones demuestran que aquellos hombres que mantienen relaciones sexuales con personas de su mismo sexo los ponen en un nivel alto de riesgo.

Por su parte, Pedro Paradiso Sottile, coordinador del área jurídica de la CHA, remarcó «que la prevalencia se da en personas gay y trans, pero donar sangre de forma voluntaria, segura y solidaria no tiene que ver con la orientación sexual, sino que seguimos hablando de ‘grupos de riesgo’, en vez de conductas o prácticas de riesgo que puede llevar cualquier persona más allá de su orientación sexual o identidad de género».

A pesar de las contundentes declaraciones, aún hay personas que repudian la decisión de los médicos prestando la situación a un polémico debate. Mientras tanto, desde el Ministerio de Salud de la Nación no han habido intervenciones en el tema, por lo que todo indica que la denuncia no tendrá efectos en las restricciones y cuidados al momento de donar sangre.

Comments

comments