Policías asfixian hasta la muerte a afroamericano en la calle


El caso de Daniel Prude, de 41 años, sucedió a finales del mes de marzo, pero se dio a conocer durante una conferencia de presa este miércoles, donde sus familiares mostraron un video de la cámara corporal de la policía y los informes escritos que obtuvieron a través de una solicitud de registros públicos.

Un hombre afroestadounidense murió asfixiado después de que agentes de policía le cubrieran la cabeza con una capucha y luego presionaran su rostro contra el pavimento mientras trataban de inmovilizarlo. El incidente ocurrió en Rochester, Nueva York, el pasado marzo, meses antes de que la muerte de George Floyd en Minneapolis provocara protestas en todo el país.

Los detalles sobre la muerte de Daniel Prude, de 41 años, se dieron a conocer durante una conferencia de presa este miércoles, en la que familiares y un grupo de activistas exigieron que los agentes involucrados fueran despedidos y acusados por homicidio.

La familia reveló el video de la cámara corporal de la policía y los informes escritos que obtuvieron después de una solicitud de registros públicos.

«Necesitamos rendir cuentas por la muerte por negligencia y el asesinato de Daniel Prude. Fue tratado de manera inhumana y sin dignidad», dijo Ashley Gantt, organizadora comunitaria de Free the People Roc. «Estos oficiales mataron a alguien y todavía están patrullando en nuestra comunidad».

La Dra. Nadia Granger, médica forense del condado de Monroe, dictaminó que la muerte de Prude fue un homicidio causado por «complicaciones de la asfixia en el marco de la restricción física», según el informe de la autopsia.

La interacción de los oficiales con Prude fue capturada en un video de la policía con una cámara corporal. La imágenes muestran a agentes sosteniendo a Prude boca abajo, forzando su cabeza y pecho contra el pavimento durante varios minutos.

Luego, le pusieron una «capucha de escupir» sobre su cabeza, un dispositivo destinado a proteger a los oficiales de la saliva de un detenido. De acuerdo con la policía, Prude había dicho que tenía coronavirus.

Más adelante, un oficial golpea la cabeza de Prude, apoya su cabeza contra el pavimento con ambas manos y dice «deja de escupir» mientras los gritos de Prude se convierten en gemidos y gruñidos. Otro oficial coloca una rodilla en su espalda. Los oficiales parecen preocuparse cuando notan que sale un líquido de la boca de Prude. Hasta que, aparentemente, deja de respirar. Luego se puede ver a los médicos realizando RCP antes de que lo suban a una ambulancia.

El video muestra una totalidad de 11 minutos de interacción entre Prude y la policía.

Prude sufría problemas agudos de salud mental cuando los agentes de Rochester lo detuvieron en la madrugada del lunes 23 de marzo, mientras caminaba desnudo y sangrando por la avenida Jefferson.

Su familia le dijo a la policía que sospechaban que estaba bajo la influencia de un poderoso alucinógeno.

La policía respondió después de que Joe Prude llamara al 911 para informar que su hermano había salido de su casa y estaba experimentando problemas de salud mental. El hermano calificó la muerte de Daniel como «un asesinato a sangre fría».

» Hice una llamada telefónica para que mi hermano buscara ayuda, no para que lo lincharan», dijo Joe Prude afuera del ayuntamiento de Rochester el miércoles. «¿Cuántos hermanos tienen que morir para que la sociedad entienda que esto tiene que parar?».

Una copia de la compilación del video y algunos documentos del caso, incluido el informe de la autopsia y una investigación policial interna del caso, fueron entregados a Rochester Democrat and Chronicle a principios de esta semana por uno de los abogados de la familia. Este miércoles los hicieron públicos en la conferencia de prensa.

El informe de la investigación policial interna sobre el fatal encuentro concluyó que «las acciones y las conductas de los agentes, mostradas al tratar con Prude, parecen adecuadas y acordes con su formación».

Elliot Shields, abogado de la familia, dijo que, según su conocimiento, los oficiales permanecen en servicio activo y no fueron disciplinados.

Comments

comments