Prohíben operar a Remax, pero la empresa denuncia persecución


El martes, el organismo que regula la actividad de las sociedades comerciales en el país había declarado a la empresa como «ilegal» y ordenó su disolución.

Remax Argentina, la sociedad que gestiona la franquicia inmobiliaria estadounidense Re/Max en el país, dijo que apelará la resolución de la Inspección General de Justicia (IGJ) que la declaró “ilícita” y ordenó su disolución, a la vez que denunció un “hostigamiento” por parte del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba), promotor de esa decisión.

“La resolución de la IGJ, de público conocimiento, impulsada por una denuncia del Colegio de Corredores de la Ciudad de Buenos Aires, es otro claro ejemplo de la animosidad con la que, incesantemente, intentan perjudicar a una red inmobiliaria en la que confían 60.000 argentinos para vender y comprar sus propiedades”, manifestó la empresa, a través de un comunicado emitido en la tarde del miércoles.

“La resolución en cuestión está basada en información imprecisa sobre el funcionamiento de la sociedad y es por eso que será apelada correspondientemente para defender sus derechos y desestimar dicha acción judicial”, agregó.

El martes, a través de una resolución particular de 23 páginas, firmada por su titular, Ricardo Nissen, la IGJ definió que, al estar prohibido el ejercicio de la actividad de compra, venta y alquiler de propiedades a través de franquicias, la actividad de Remax Argentina S.R.L., que tiene la franquicia de Re/Max en el país y la subfranquicia a corredores inmobiliarios, es “ilícita”. En consecuencia, ordenó su disolución y liquidación.

De esta forma, el organismo culminó un expediente abierto a partir de una denuncia conjunta de Cucicba y de su titular, Armando Pepe.

Comments

comments