Puedes acceder a tu casa propia con tan sólo un euro


Roubaix, la ciudad del norte de Francia con 94.000 habitantes pretende que los ciudadanos con rentas más bajas puedan tener acceso a la vivienda y las ofrece a tan sólo un euro.

Luchar contra el éxodo rural es el principal objetivo de las pequeñas localidades sin importar el país en el que se encuentren. Según datos del Banco Mundial, en 2007 por primera vez la población urbana superó a la rural y para 2050 se espera que el 70% de los humanos vivan en ciudades. Ante esta situación crítica toca tirar de ingenio y una iniciativa que triunfa en Europa en los últimos tiempos es poner a la venta viviendas por un precios irrisorios.

En enero, el pueblo italiano de Ollolai puso a la venta cientos de viviendas históricas por la más que módica cantidad de un euro con el fin de atraer a nuevos residentes. El proyecto fue un éxito presentando candidaturas compradores de todo el mundo. También dio grandes resultados el proyecto de la ciudad suiza de Albinen, que literalmente pagaba 54.000 euros a las familias que se mudasen allí.

Tras Italia y Suiza ahora es el turno de Francia. El Ayuntamiento de Roubaix, un municipio del norte del país, ha puesto en marcha un proyecto experimental de venta de 17 casas antiguas y en mal estado al precio de un euro, como medida para promocionar el acceso a la vivienda.

La iniciativa, que comenzó hace cuatro meses, se encuentra en su fase final tras haber pasado de 824 compradores candidatos en marzo a 74 en junio, y la selección definitiva se realizará a finales de septiembre.

“El alcalde vio esto como una oportunidad única. Es nuestra manera de dar una respuesta a la problemática del acceso a la vivienda”, explicaron hoy a Efe fuentes del Ayuntamiento.

El consistorio considera que el proyecto permitirá a personas con ingresos muy modestos acceder a la propiedad y recalca que esta iniciativa ha resultado exitosa en Liverpool (Reino Unido), lugar en el que se ha inspirado.

En opinión del gobierno municipal, la diferencia fundamental entre Liverpool y Roubaix reside en la legislación: mientras que la inglesa se muestra más flexible, la francesa es más severa.

“Para poder ofertar una casa a un euro hemos obligado a los candidatos a cumplir criterios exigentes, como no haber sido antes propietarios o vivir seis años en la casa adquirida para evitar la especulación”, explicaron en el Ayuntamiento, y precisan que la reforma del inmueble correrá a cargo de los nuevos dueños.

La operación “casas por una libra” lanzada en Liverpool en 2013 con 22 viviendas permitió a ciudadanos desfavorecidos convertirse en propietarios y recalificar un barrio en mal estado.

Comments

comments