Quiroga: “Es imposible que el EPAS se desentienda del servicio”


El intendente Horacio Quiroga aseguró que por la legislación vigente, “es imposible que el EPAS se pueda desentender de prestar los servicios de agua y saneamiento en la ciudad de Neuquén” y recordó que el marco regulatorio aprobado por el Concejo Deliberante en el año 2011 “obliga al municipio a reconocer como prestador exclusivo al organismo provincial”.

"Si la decisión de la provincia es que el EPAS deje de prestar el servicio, habría que modificar el marco regulatorio", dijo Quiroga.

«Si la decisión de la provincia es que el EPAS deje de prestar el servicio, habría que modificar el marco regulatorio», dijo Quiroga.

“El problema que representa el EPAS para la ciudad no lo planteo porque estoy de campaña. Yo no voy a ser candidato a senador ni nada. Lo planteo como intendente de la capital más importante de la Patagonia y en defensa de mis representados, los vecinos de la ciudad de Neuquén, a quienes perjudica la incompetencia del organismo provincial en la prestación del servicio”, dijo Quiroga.

“Si la decisión de la provincia es que el EPAS deje de prestar el servicio, habría que modificar el marco regulatorio y habilitar la posibilidad de que el municipio, en su carácter de poder concedente, pudiera realizar una licitación”, explicó el jefe comunal.
Quiroga detalló que el artículo 4º de la ordenanza 12395, aprobada por el cuerpo legislativo, en su inciso c) obliga al reconocimiento del EPAS como único prestador, en tanto que el artículo 16º en su inciso r) determina que el organismo provincial “no podrá ceder o transferir a un tercero las responsabilidades emergentes de la presente ordenanza y del futuro contrato de concesión, ni abandonar total o parcialmente la prestación del servicio (…)”.
“Lo que el municipio siempre sostuvo es la necesidad de firmar un contrato de concesión para dejar absolutamente claras las obligaciones del concesionario y del concedente”, dijo el intendente.
Por otra parte, cuestionó la decisión de la provincia de frenar el otorgamiento de la factibilidad de los servicios para las nuevas obras y confirmó que en el transcurso de esta semana mantendrá una reunión con representantes de la Cámara Inmobiliaria, colegiaciones de arquitectos e ingenieros y con representantes de la UOCRA para analizar los pasos a seguir frente a esta situación.
“De los 300 millones de dólares que mueve la construcción al año en la ciudad, hay 120 millones que se destinan al pago de sueldos de los obreros y de los honorarios de los profesionales por lo que esta decisión puede tener un impacto muy fuerte en la generación de fuentes de trabajo”, advirtió Quiroga.
“Yo no sé que parte del relato me perdí pero el gobernador, con una gran dosis de optimismo que yo comparto, dijo que Neuquén iba a ser Houston. Y resulta que ahora nos encontramos con que no podemos prestar el servicio de agua y saneamiento y vamos a paralizar todas las obras porque el EPAS se ha declarado incapaz de prestar el servicio. Yo quiero creer que esto ha sido un exabrupto de un ministro y no el criterio reflexivo que debería tener el señor gobernador”, dijo el intendente.
Quiroga manifestó que “hay muchísimos trámites iniciados y planos de obras aprobados pero resulta que no pueden iniciarse porque el EPAS no da factibilidad. Si tenemos en cuenta que un edificio que se comience a construir ahora se terminará dentro de 3 años, podemos decir que es una declaración anticipada de incompetencia de parte de la provincia. Está diciendo, señores dentro de 3 años tampoco les voy a poder garantizar el servicio de agua y cloacas”.

Comments

comments