Reforma Energética: el Gobierno pone en venta las acciones del Estado en empresas de electricidad


Mediante un decreto, Macri dispuso profunda reforma que reduce la presencia del Estado Nacional en el ámbito de la energía.

Tras el ambicioso plan de reformas que anunció el presidente Mauricio Macri en el CCK el lunes pasado, en el sector energético ya comenzaron a aplicarse fuertes medidas que cambiarán su funcionamiento y prometen generar más de una polémica.

Mediante el decreto 882/2017, Macri estableció la muerte de la petrolera estatal Enarsa -emblema de la política energética del kirchnerismo- que pasará a llamarse Integración Energética Argentina SA e incluirá también a Emprendimientos Binacionales (EBISA), que es la comercializadora de la energía que produce la represa Yacyretá.

Entre los activos de los que podrá despojarse el Estado están los derechos en relación con las centrales de generación eléctrica Termoeléctrica Manuel Belgrano, Termoeléctrica José de San Martín, Termoeléctrica Vuelta de Obligado y Termoeléctrica Guillermo Brown.

También podrá vender las participaciones accionarias que tiene en Central Dique SA, Central Térmica Güemes SA, Central Puerto SA, Centrales Térmicas Patagónicas SA, Empresa de Transporte de Energía Eléctrica por distribución troncal de la Patagonia SA (Transpa) y Dioxitek SA.

Pero sin dudas el plato más fuerte del nuevo esquema es la venta de la participación que tiene el Estado Nacional en seis centrales térmicas y las acciones en varias compañías del sector, por lo que se espera conseguir alrededor de 1.000 millones de dólares, que serán destinados a nuevas obras, aunque no resulta una cifra significativa ante las necesidades de inversión del sector.

Todo será llevado adelante por el ministerio de Energía y Minería que conduce Juan José Aranguren y sus funcionarios, con amplia discrecionalidad.

La flamante empresa estatal tendrá también las represas de Santa Cruz, que volverán a llamarse Condor Cliff y La Barrancosa, la usina térmica de Río Turbio, el GNEA y los gasoductos cordillerano, de la Costa y el “lechero” para Sunchales.

Comments

comments