Reforma Judicial: En medio de gritos e intensos cruces, el oficialismo logró media sanción


Luego de casi 19 horas de ásperas discusiones e intensos cruces, el oficialismo consiguió las adhesiones justas para lograr la mayoría especial y pasar el proyecto. La oposición se retiró del recinto luego de que un artículo fuera aprobado en medio de denuncias por irregularidades. Hubo incidentes aislados en las afueras del Congreso. También se sancionó la creación de tres nuevas cámaras de Casación.

Papelón Institucional.

En el Recinto hubo una acalorada y violenta discusión.

Con el número justo, el oficialismo consiguió aprobar en general el proyecto que reforma el Consejo de la Magistratura por 130 votos positivos contra 123 negativos. Luego, en medio de un acalorado debate y denuncias por presuntas irregularidades,consiguió también votar en particular todos los artículos de la normativa.

Pese a que la iniciativa ya había sido aprobada la semana pasada por el Senado, los cambios al Consejo de la Magistratura deberán volver ahora a la Cámara alta, debido que en el plenario de comisiones de Diputados realizado el martes se introdujeron modificaciones acercadas a la Casa Rosada por la Corte Suprema.

El kirchnerismo necesitaba una mayoría especial de al menos 129 adhesiones para conseguir la sanción en general, algo que finalmente logró cerca de las 5:40 en medio de un maratónico debate que incluyó intensos y constantes enfrentamientos entre los legisladores.

Tras la sanción en general, la discusión pasó a ser si los artículos del proyecto serían votados todos juntos, como aspiraba el kirchnerismo, o cada uno por separado, como suele ser la costumbre. “Exigimos que se debata artículo por artículo”, clamó el jefe del bloque del radicalismo, Ricardo Gil Lavedra. Según denunciaba la oposición, el Frente para la Victoria quería englobarlos a todos en un paquete porque no tenía el respaldo necesario para aprobar los aspectos más polémicos de la norma.

Tras una acalorada discusión a los gritos, finalmente el jefe de la bancada kirchnerista, Agustín Rossi, accedió a que se realice una votación en particular pero sin discursos.

Otra vez con los votos justos, el kirchnerismo consiguió aprobar el primer artículo por 130 votos a favor, 20 en contra y una abstención. Luego, cuando el mismo procedimiento se realizó con el segundo ítem de la ley, estalló el escándalo: el oficialismo perdió la votación con 128 votos positivos y 103 negativos.

A los gritos y fuera de sí, Rossi se acercó al estrado del presidente de la Cámara, el kirchnerista Julián Domínguez, para reclamar a los gritos que los votos positivos de la diputada Alicia Comelli (Movimiento Popular Neuquino) y Juan Carlos Forconi (Santa Fe en Movimiento), no habían sido computados. El titular del recinto, quien también debió sufragar para asegurar el número, hizo lugar al pedido y dio por ganada la votación, lo que provocó la furia de la oposición.

Luego de un cuarto intermedio, casi todos los legisladores antikirchneristas se retiraron del recinto y dejaron al Frente para la Victoria y sus aliados votando prácticamente en soledad: los artículos 3 y 4 fueron aprobados por 130 personas y rechazados por sólo 9. Los ítems restantes fueron después pasados con un respaldo similar y se dio por aprobado el proyecto.

En una maratónica sesión que supera las veinte horas de debate y aún continúa, los diputados aprobaron en poco más de 60 minutos la creación de tres nuevas cámaras de Casación y ahora discuten la iniciativa para limitar las medidas cautelares.

El tratamiento sobre tablas, en una maratónica sesión

La polémica reforma judicial ameritó que la gran mayoría de los diputados quisieran dar su opinión en el recinto, lo que llevó el debate a que continúe durante toda la madruga y concluya -según las estimaciones de los legisladores- no antes de las 9 de esta mañana.

Así, en plena madrugada tuvieron la oportunidad de hablar, entre otros, Federico Pinedo, Alfonso Prat Gay, Omar Plaini, Gabriela Michetti, Manuel Garrido, Carlos Raimundi, Luis Sacca, Graciela Ocaña, Elsa Álvarez, Araceli Ferreira, Pablo Orsolini, Mario Metaza, Jorge Cardelli, Osvaldo Elorriaga.

“Todos estamos de acuerdo en la necesidad de reformar la Justicia, pero nunca a costa de la independencia”, afirmó el diputado nacional por el Frente Peronista Alfredo Atanasof, quien también expuso su opinión bien entrada la madrugada.

“La maliciosamente llamada democratización de la Justicia apunta a un objetivo contrario y viola en forma flagrante la Constitución, y nos hace retroceder 200 años”, dijo Ocaña, integrante del bloque Unidad para el Desarrollo Social y la Equidad.

Comments

comments