Rival de “La Mole” murió en un concurso de “Quién come más medialunas en un minuto”


Murió atragantado en un concurso de medialunas. Creyeron que era una broma y encima le hicieron una maniobra incorrecta. La hermana de Mario Melo dijo que no le aplicaron la técnica de Heimlich, que podría haberle salvado la vida.

El excampeón de boxeo Mario Melo tuvo una muerte absurda al atragantarse mientras participaba de la Fiesta de la Medialuna en Pinamar, donde ganaba quien comía más en un minuto. Desesperado por no poder respirar, se cayó y empezó a dar manotazos para pedir ayuda. No sólo creyeron que se trataba de una broma, sino que cuando advirtieron lo que pasaba realmente le hicieron las maniobras incorrectas para tratar de salvarlo.

Aída, una de las hermanas de Melo, dijo que se enteró por televisión que Mario participaba del concurso. “Ví hasta el momento en que se cayó, detrás del locutor. Hacía señas y empujaba al conductor para pedir asistencia. Todos pensaban que estaba haciendo una broma”, se lamentó la mujer.

La mujer aclaró que lo asistió un médico que estaba entre el público y que en lugar no había un servicio de emergencias de salud. “Hicieron todo lo contrario, lo tiraron al piso y le hicieron presión como si fuese un infarto”, explicó la mujer, en relación a las maniobras de reanimación que le aplicaron, en contra de lo que debían haber hecho.

Lo que en realidad deberían haber realizado es la llamada maniobra de Heimlich, que consiste en una serie de compresiones abdominales bajo el diafragma para que la persona expulse la comida que le bloquea las vías respiratorias.

La mujer dijo que su hermano hacía señas, que el locutor solo le recordó que había pasado un minuto y que le había prometido que se comería cinco medialunas en ese plazo. “Mario llegó a tragar una medialuna, y mientras masticaba la segunda se metió la tercera”, explicó.

Aída se lamentó de que no hubiera un servicio de emergencias médicas en el lugar, que podría haberlo asistido correctamente y salvado su vida. Explicó que uno de sus hermanos llegó a sacarle un trozo de medialuna de la boca, pero que ya era tarde. Dijo además que durante una competencia en la que participaron chicos le pasó algo similar a una nena, que fue asistida por un bombero que logró salvarla.

El médico que asistió a Melo dio otra versión. Se trata de Walter Ciancio, director del hospital municipal de Pinamar, que estaba en el lugar y que trató de salvarlo. “Me acerqué al escenario. La persona había comido un exceso de medialunas y se hizo un tapón que le obstruyó la vía aérea y le provocó un paro cardiorespiratorio”, relató. “Se le realizó la maniobra de Heimlich sin éxito y luego se lo intentó reanimar”, explicó.

Melo, que padecía diabetes, era de Ostende y tenía una escuela de boxeo. Fue campeón semipesado durante las décadas del ’80 y del ’90.

Comments

comments