Salvaje cacería de ballenas tiñó de rojo el océano Atlántico


Cerca de 250 cetáceos fueron apuñalados a muerte en un sangriento método de caza típico en las islas Feroe. Ecologistas denunciaron e intentaron detenerlo.

caza ballenas

Activistas de la organización ecologista Sea Shepherd intentaron detener otra grindadráp, el sangriento método para cazar ballenas que ya es tradicional en las Islas Feroe. Según la ONG, cerca de 250 calderones (o ballenas piloto) fueron apuñalados a muerte en dos grind distintas el jueves en las playas de Bøur and Tórshavn.

A principios de esta semana, las autoridades locales detuvieron a dos activistas. La estadounidense Susan Larsen y el alemán Tom Strerath seguían a una flota de pescadores que, según sospecha Sea Shepherd, iban a iniciar el acoso a las ballenas piloto que caracteriza a esta caza masiva.

Según el relato de la organización, el bote fue interceptado por el HDMS Triton, un buque de la Marina danesa. Los activistas contactaron al buque por radio y los marinos les recomendaron que llamaran a la policía local, que luego confirmó que Larsen y Strerath terminaron detenidos por encontrarse en una «zona de grind».

La Marina danesa respondió con evasivas sobre su papel y sobre si se había convocado una caza de ballenas o no. Sin embargo, horas después, los dos activistas eran acusados de obstruir una caza de ballenas, que está fuertemente reglamentada en las Islas Feroe.

Comments

comments