San Lorenzo «bajó» a Ríver en el nuevo Gasómetro


«El Ciclón» se impuso 2-0 con tantos de Stracqualursi y Cetto. Dio una clase de fútbol que dejó en ridículo a los de Ramón Díaz, quien fue expulsado. River no tuvo respuestas y puede perder la cima.

Una tarde para el olvido del equipo "milloniario".

Una tarde para el olvido del equipo «milloniario».

Había empezado mal la tarde para River en el Nuevo Gasómetro cuando antes del inicio del partido el árbitro Delfino echó a Ramón Díaz por el ingreso tardío del equipo al campo de juego y, a los 45 segundos de iniciado el clásico, continuó peor: Denis Stracqualursi aprovechó un rebote en la defensa y marcó el 1-0.

Fue el inicio de una tarde para el olvido del equipo «milloniario» que llegó a Boedo como líder pero que durante el partido dejó una imagen de un equipo de mitad de tabla para abajo.

El gol dejó en shock a River que en los minutos posteriores se mostró perdido en la cancha mientras San Lorenzo, astuto, buscaba dar otro golpe… y lo logró.

A los 19 del primer tiempo y como consecuencia de una pelota parada, Mauro Cetto aprovechó la tibieza de la defensa de River (Bottinelli lo perdió en la marca) para anotar de cabeza el 2-0 del local.

No había llegado Ramón al palco que le asignó San Lorenzo cuando su equipo, que llegó a esta fecha como uno de los líderes del torneo, ya perdía.

Iban 45 segundos cuando ni Jonathan Bottinelli (silbado por los «cuervos» por su traumática salida del club) ni Gabriel Mercado, ni Carlos Sánchez se decidieron a sacar del área una pelota que había quedado boyando y allí apareció el solitario Stracqualursi para sacar un derechazo que se metió entre la estirada de Barovero y su palo derecho.

Tal fue la superiordad de San Lorenzo en el primer tiempo que tuvo tres chances clarísimas más: a los 23 por intermedio de un centro de Julio Buffarini que Franco Jara no pudo definir tras una palomita, a los 32 con una chilena de Cetto quien otra vez apareció solo en el medio del área (la sacó con lo justo Barovero) y  a los 34 cuando tras un centro atrás de Gentiletti, Jara definió muy alto nuevamente por el medio del área.

Y tal fue entonces la disconformidad de Ramón que el director técnico hizo en el entretiempo los tres cambios permitidos: ingresaron Rojas por Ledesma, Iturbe por Mauro Díaz y Luna por Trezeguet.

Intentó River hacerse de la posesión de la pelota y en los primeros minutos del complemento se acercó al arco rival. Sólo fue eso: en los primeros minutos y sólo por un par de aproximaciones.

San Lorenzo siempre fue dueño del partido, siempre supo lo que tenía que hacer, atacó a River por el medio de su defensa y abriendo la cancha por todo el ancho con sus extremos para dejar al «millonario» en evidencia.

Las expulsiones de Juan Antonio Pizzi por protestar y de Gonzalo Verón por una fuerte falta en el segundo tiempo no cambiaron la historia ni la imagen de un San Lorenzo que llegó de punto y que se fue festejando un clásico que ganó a lo grande.

Comments

comments