Sapag: «Aten no puede sustituir las decisiones de un gobierno»


En estos últimos días, padres e hijos alzaron la voz en reclamo del dictado de clases en algunas escuelas que se han visto afectadas en su normal funcionamiento por diversas razones y que encendieron la alarma ante la inminente pérdida del año escolar.

Hasta el conflicto con los porteros fue motivo de suspensión de clases. Cualquier reclamo parece válido para algunos y una injusticia para otros.

En el medio, los niños y jóvenes que pierden horas de estudio y preparación secular imprescindible para afrontar un mundo cada vez más exigente, donde saca ventaja quien mejor preparado llegue.

Este jueves el gremio Aten llevará adelante una nueva jornada docente. Las mismas son utilizadas por los maestros para la especialización, capacitación y la planificación del trabajo en el aula, entre otras cosas, según dicen.

Las actividades se realizan una vez por mes en días laborables. Así las cosas, paro de docentes, paro de porteros, falta de agua, de gas, licencias, etc,etc., en algunos establecimientos no se llega al 50 por ciento de asistencia. El resultado: se pierde el año.

El gobernador Jorge Sapag se refirió este miércoles, concretamente, a la jornada institucional docente de este jueves. «Lo que nosotros necesitamos es que haya clases. Que la escuela esté abierta y que los chicos reciban educación», contestó a un periodista.

Y agregó: «Las jornadas se pueden hacer en días que no sean de clases, así que no queremos confrontación. Nosotros no queremos confrontación pero sí queremos que haya clases. O sea, que no tiene sentido perder días de clases por jornadas en un día hábil, ¿por qué no se hacen un sábado?, preguntó.

Sapag poco a poco fue elevando el tono de sus declaraciones y arremetió otra vez, recordando que aquellos que dejen el aula son sancionados. «Bastantes clases se han perdido por problemas con los auxiliares de servicio que no han querido ir a trabajar, cuando se les está pagando los sueldos en tiempo y forma y no hay motivo para que una escuela pública esté cerrada. Así que, los sumarios administrativos siguen corriendo para aquellos que deciden cerrar una escuela por reclamos salariales».

El mandatario también aprovechó para repetir que por más que reclamen, «plata no hay».

«Yo siempre les digo a ustedes que con la verdad me basta, no necesito mentirle a nadie, la verdad es clara y ya la hemos expresado, la provincia ha dado todo lo que ha podido hasta aquí y lo va a seguir dando, pero en la medida que tenga ingresos», -y añadió-, «Aten no puede sustituir las decisiones de un gobierno elegido por el pueblo»

En definitiva hay un conflicto de vieja data entre el  Estado y el gremio docente que siempre pasa por una recomposición salarial. Se necesita de sentido común y absoluta responsabilidad de ambas partes para encontrar, de una buena vez, una solución definitiva y que termine con el abandono de las aulas en detrimento de un sistema educativo público que miles de niños neuquinos se merecen.

Comments

comments