Se cumplen nueve años de la tragedia de Cromañon


El 30 de diciembre de 2004, 194 personas fallecieron en un incendio desatado luego de que una bengala encendiera una media sombra  del boliche porteño.

Cromañón

Nunca el rock argentino fue el mismo. Un 30 de diciembre de 2004, la vida de cientos de personas cambió en un minuto, en ese lapso de tiempo que transcurrió entre que una bengala prendió fuego la media sombra del boliche porteño conocido como República Cromañón y la estampida de cientos de personas que intentaron salir, en un intento de escapar de las llamas y del humo.

Esa noche tocaba Callejeros, en lo que no era un dato menor. En ese momento, la banda vivía uno de sus mejores momentos y llenaba cada lugar donde tocaba.

Ese 30 de diciembre la corrupción, la desidia, la irresponsabilidad, la estupidez y la desgracia se mezclaron en ese minuto fatal. Una bengala encendida a los pocos minutos de que comenzara el recital desató todo.

En el medio del tumulto, los espectadores descubrieron que una de las puertas de emergencia estaba cerrada con una cadena y un candado.

A medida que muchos lograban salir, iban buscando a sus amigos, a sus familiares y en medio de la desesperación ingresaban nuevamente al local para ir en su búsqueda. Algunos de ellos no lograron salir por segunda vez.

Esa noche murieron niños, mujeres, hombres. Fallecieron espectadores a los que sólo les gustaba la música de Callejeros, pero también familiares de la banda.

En el medio de la tragedia se llegó a decir que en el baño de mujeres funcionaba una guardería, lo que fue desmentido posteriormente. No obstante, sí se demostró que se habían vendido más entradas de lo que la capacidad del local permitía y que existía un tráfico de habilitaciones truchas.

La tragedia también provocó una crisis política que terminó con la destitución de Aníbal Ibarra, pero también una división entre quienes consideraban que Callejeros era responsable y los que aún hoy defienden su inocencia. En ambos bandos hay sobrevivientes de la tragedia y familiares.

Esa misma división se vivió en la música, donde los artistas se pusieron de un lado o del otro, llegando incluso a hacerse canciones sobre la tragedia, como “Un minuto” de León Gieco o “Cromañon”, de Las Manos de Filippi.

El tiempo también trajo un debate oral y la Justicia encontró sus culpables, entre ellos a los integrantes de la banda y al productor Omar Chabán. Mientras tanto, el rock y un país que no se despegó del televisor aquel 30 de diciembre, no dejan de recordar a las 194 víctimas, que vuelven a aparecer ante cada zapatilla colgada de un cable, un símbolo que las recuerda después de esa trágica noche.

Comments

comments