Senillosa: El intendente Hugo Moenne hizo un balance de su gestión


El intendente de la localidad de Senillosa Hugo Moenne, nos recibió en su despacho para hablar de su trabajo al frente del municipio.  En esta primera parte de la entrevista, hizo un repaso de su gestión en estos dos años de gobierno y nos contó de los desafíos, éxitos y amarguras que ha experimentado siendo administrador y gestor de una municipalidad que, aseguró, no tenía recursos cuando asumió en el 2011. Se hizo fama de buen administrador y resaltó que de otra forma no hubiese sido posible sanear las cuentas y llevar a cabo las inversiones. 

Informe de gestión del intendente Hugo Moenne

El municipio de Senillosa.

Las cloacas para la localidad, es la gran deuda que le quita el sueño. Culpó a la comunidad Rakinco por apropiarse de tierras que son del municipio y donde se iba a proyectar la nueva planta de líquidos cloacales. Moenne tenía aprobado un crédito de Nación por más de 40 millones de pesos para desarrollar la obra, pero no hubo forma de descomprimir un conflicto con la comunidad mapuche y el proyecto fracasó.

El jefe comunal Hugo Moenne.

El jefe comunal Hugo Moenne.

Periodista: ¿Usted vino de la actividad privada a incursionar en política?

Hugo Moenne: Cuando yo arranqué siempre participando en política, pero desde el llano, nunca había tenido una función pública. Siempre fui un comerciante de la localidad y un supervisor de la planta Industrial de Agua Pesada que nada tiene que ver con esto, es un trabajo técnico donde hablábamos de destilación, de todos procesos químicos y productivos que no tenían nada que ver con esto.

De entrada costó mucho, porque era un municipio que no tenía recursos, no tenía nada, y apunté primero en sanear las cuentas, pero era complicado porque si no estaba la ayuda y el oxígeno y el aporte económico de Provincia estábamos muertos. Esta era la realidad que no solamente tenía Senillosa, sino muchas localidades de la provincia también tenían esta realidad.

P. ¿Y que ha cambiado de ese momento a hasta aquí, en estos dos años de gestión?

H.M. Ha cambiado mucho. Nosotros por ejemplo hoy no se alquila nada lo que significa un gran ahorro económico en eso. Se avanzó en una política tributaria hacia las empresas petroleras. Se mejoró la recaudación, pero enormemente porque se pusieron acorde las patentes con la nueva Tarifaria y por supuesto eso nos dio un oxígeno económico que se vio reflejado en el bolsillo del empleado municipal, se ve reflejado en las 12 unidades 0km que hemos comprado como motoniveladora, autos, tractores, camionetas, enfardadoras y sólo en dos años. Era irreal estar  pensando que íbamos a comprar en tan poco tiempo todo eso. Creo que cuando hay vocación de servicio, compromiso social, sobre todo, las cosas se logran. La responsabilidad en los números principalmente, porque por ahí me tildan de persona amarreta, pero porque yo soy muy prolijo en los números. En mi gestión jamás yo emití un cheque como intendente que haya sido rechazado porque no hay fondo en el banco.

Tengo entendido que en gestiones anteriores era enorme la cantidad de cheques que se largaban sin fondos. Creo que eso es una irresponsabilidad tremenda. Si no hay plata no se hace. Y si hacemos algo es porque los recursos los tengo. Esa fue la filosofía de entrada y creo que hoy tenemos un municipio tranquilo, saneado, un pueblo contenido que ve con todas las obras que van avanzando y que lo veo en la calle cuando salgo a caminar. La gente agradece que uno esta en todo.

Tiempo atrás yo escuchaba a los chicos decir “vamos a la asfaltada”, porque había un par de cuadras asfaltadas y no había un centro o un lugar que contenga a los jóvenes. Hoy hemos hecho una gran obra propia de los jóvenes, es para los jóvenes, es la Casa de la Juventud, donde vamos a accionar políticas para el año que viene con capacitaciones, cursos con salida laboral rápida, y con algunas becas. Hemos enfocado el trabajo fuerte en lo cultural y deportivo y creo que está dando sus frutos.

P. ¿Qué le faltó por hacer en el 2013?

H.M. Mi ilusión era hacerle la cloaca a todo el pueblo de Senillosa, el proyecto ya lo habíamos terminado con el ingeniero Ricardo Deangelo de la UPF, y cuando teníamos todo prácticamente listo, me encontré con que teníamos que escriturar las tierras a favor del municipio, era una de las condiciones, y nos encontramos con que la comunidad mapuche Rakinco había tomado posición de unas 300 hectáreas y dicen que son de ellos. Así que nos quedamos sin tierra. Yo entiendo a las comunidades originarias, pero así como tienen derechos también tienen obligaciones, y creo que en esto hay que “agarrar al toro por las astas”, porque si me dicen que las hectáreas están en producción, eso es una cosa, pero cuando voy y veo que es todo un jarillal y que lo tienen por tenerlo nada más, porque no hay uno que se remangue para laburar, Si van a vivir así que se vayan a la barda.

P. ¿Pagan impuestos por las tierras que dicen que les pertenecen?

H.M. No, están acostumbrados a que los subsidien, viven del Estado. Eso me da mucha bronca.

P. ¿Entonces fracasó la obra?

H.M. Fracasó, Si bien está interfiriendo el ministro (Gabriel) Gastaminza en esto para ver si pueden ceder 12 hectáreas, de 300 que no son de ellos. La comunidad mapuche nunca fue de nuestra localidad. Llegaron cerca del año 2000, si mal no recuerdo, un gobierno los trajo y les dio 10 hectáreas y hoy dicen que todo ese predio es de ellos. Se quedaron con todo. Hay mucha impunidad con esta gente y no les importa que mejoremos la calidad de vida de los habitantes de Senillosa. Pero si hay que ir a la Justicia vamos a ir.

P. ¿El municipio perdió el crédito de Nación para llevar adelante la obra?

H.M. Por eso quedamos fuera del presupuesto nacional con esta obra de tratamiento de líquidos cloacales. Era una obra de 40 millones y pico de pesos y solucionábamos el problema de cloacas de toda la comunidad. Pensemos que hay gente que no puede pagar un camión atmosférico. Mucha gente nos pide las cloacas, porque un camión sale $300 pesos para desagotar un pozo.

P. ¿Y cual es el plan B?

H.M. Bueno, vamos a tener que poner a consideración de la población, porque cambiaría el proyecto, ya no sería la misma planta con piletones a cielo abierto. Vamos a tener que hacer otro tipo de planta, pero ya nos tendríamos que ir para el lado de la Balsa, un lugar emblemático de nuestra localidad que estaba proyectado para el turismo, y bueno, vamos a tener que poner la planta en esa zona que es lamentable., es una amargura que tengo.

Entrevista concedida en el Despacho del jefe comunal que será publicada en dos partes.

La 2ª parte el próximo domingo 29 de diciembre.

Comments

comments