«Soy católico no me puedo suicidar»: un hombre pide la eutanasia a la justicia


Gillermo Vélez, tiene 64 años, vive en Bariloche y se encuentra en una situación desesperante. Es insulino-dependiente, con problemas cardíacos y una retinopatía diabética progresiva. Interpuso una acción de amparo para terminar con su vida.

se quiere suicdar

La Corte Suprema de Justicia reconoció, el pasado 7 de Julio, el derecho de todo paciente a decidir su muerte digna, luego de pronunciarse en el caso de una persona de Neuquén que tuvo un accidente y estuvo internada desde 1995. Ahora, Guillermo Vélez intenta que la Justicia se pronuncie a favor de su pedido de eutanasia.

El hombre es insulino-dependiente, tiene problemas cardíacos y una retinopatía diabética progresiva. Además, atraviesa una pésima situación familiar y económica por lo que no puede hacer frente al tratamiento que necesita.

«Sin previsión social ni pensión alguna, sin vivienda y sin posibilidades de una vida digna es que solicito se me otorgue el beneficio de la eutanasia, ya que tampoco puedo soportar el sufrimiento psicológico y moral de esta vida que no es digna de un ser humano», sostuvo el hombre, en un papel escrito a mano que adjuntó en la acción de amparo.
El hombre se quedó sin obra social luego de que a finales del 2013  le quitaran su empleo en el Centro Administrativo de la provincia, donde  se desempeñaba como chofer y encargado de fauna. Desde entonces, se tiene que atender de su enfermedad en el hospital local.
«Estoy pidiendo la eutanasia porque no quiero vivir así, no tanto por las cosas materiales sino porque mi dignidad está destruida», explicó. «Soy católico y no me puedo suicidar», aclaró. «No puedo caminar, no puedo trabajar y no quiero vivir de la caridad», resumió Guillermo. Aseguró que tiene tres hijos, pero no mantiene una buena relación con ellos desde hace años.

Comments

comments