Surge en Brasil la amenaza de un autogolpe militar al tiempo que aumentan las muertes por el coronavirus


Mientras el país se tambalea por la peor crisis que ha experimentado en décadas, el presidente Bolsonaro y sus aliados manejan la posibilidad de una intervención militar para proteger su control sobre el poder.

Las amenazas se arremolinan alrededor del presidente de Brasil: cada día que pasa, la cantidad de muertes a causa del coronavirus es la más alta del mundo. Los inversionistas están huyendo del país. El mandatario, sus hijos y sus aliados están bajo investigación. Incluso se podría anular su elección.

La crisis se ha intensificado tanto que algunas de las figuras militares más poderosas de Brasil están mandando advertencias de inestabilidad, lo cual produce escalofríos pues podrían asumir el poder y desmantelar la democracia más grande de Latinoamérica.

Sin embargo, lejos de denunciar la idea, el círculo cercano del presidente del país, Jair Bolsonaro, parece clamar por la intervención del ejército en la refriega. De hecho, uno de los hijos del presidente, un congresista que ha alabado la dictadura militar que padeció Brasil, mencionó que era inevitable un quiebre institucional similar.

“La opinión ya no gira en torno a si ocurrirá, sino cuándo sucederá”, le dijo hace poco el hijo del presidente, Eduardo Bolsonaro, a un prominente bloguero brasileño, al advertir que sucedería una inminente “ruptura” en el sistema democrático de Brasil.

El conflicto delinea un arco ominoso para Brasil, un país que se sacudió de encima el yugo del gobierno militar en la década de 1980 para luego construir una democracia boyante. Dos décadas después, Brasil llegó a representar la energía y la promesa del mundo en vías de desarrollo, con una economía floreciente y el derecho a albergar la Copa del Mundo y las Olimpiadas.

 

 

Fuente: The New York Times

Comments

comments