Tiene 19 años, se casó con un hombre de 62 y se defiende del bullying


Samantha Simpson tiene 19 años y decidió jugarse por amor. Hace poco más de un año conoció a JR, un hombre de 62 años, a través de amigas en común y se enamoró de él.

A pesar de que su familia estaba en contra de la relación decidió casarse y hoy sueña con tener un hijo. Pero no todo es perfecto, día a día debe afrontar las críticas y cuestionamientos en las redes por su relación con un hombre 43 años mayor que ella. “Realmente me disgusta”, admitió.

Todo fue muy rápido para esta pareja que en enero de 2018 dio el “sí” en el altar. Después del flechazo inicial, ella se animó a formar una pareja pero su familia se negó a aceptar la relación. Eso no la detuvo y Samantha se mudó a su propio departamento en Berryville, Arkansas (Estados Unidos). Poco tiempo después JR se mudó con ella, y se comprometieron.

Tras un año de relación se casaron y volvieron a mudarse, esta vez a Wichita, Kansas. Su siguiente paso será tener un hijo. Sin embargo, las críticas son un problema para ellos. Es que su familia no es la única que cuestiona su relación, en las redes sociales y en la calle ambos sufren las constantes críticas y confusiones.

“Cada vez que salimos a la calle y alguien nos ve juntos, nos hacen un comentarios sobre nuestra relación, y es simplemente agotador. Ya tuvimos demasiados momentos difíciles con la familia y los amigos, que no aceptan nuestra relación. Entonces, cuando los extraños también lo hacen, se vuelve insoportable”, explicó Samantha.

“Solo queremos que las personas se den cuenta de que estamos felizmente casados ​​y que tomamos en serio nuestra relación, y que otras personas no deberían discriminarnos de esa manera”.

Las críticas y el bullying en las redes no los detienen y ellos mantienen intacto el sueño de agrandar la familia. “Aunque JR tuvo un hijo de una relación anterior, queremos tener nuestros propios hijos y formar una familia”, contó Samantha.

“Actualmente estamos tratando de quedar embarazados porque creemos que es el momento adecuado: acabamos de casarnos y tenemos nuestro propio lugar, ¿por qué no querríamos hacerlo?”.

Ella confía en que la llegada del niño ayudará también a dejar los prejuicios atrás. “Con suerte, cuando tengamos un hijo, los ataques se detendrán, ya que no queremos criar a un niño en un entorno en el que tengan que escuchar comentarios groseros sobre su padre”.

“Esperamos que al compartir la historia de nuestra relación, las personas se den cuenta de que no es una broma y que somos muy serios el uno con el otro a pesar de nuestra diferencia de edad y apariencias”.

Comments

comments