Un chico murió por la picadura de la “araña de los rincones”


Tenía 15 años. Alcanzó a ser tratado con el antídoto, pero sus órganos ya estaban seriamente afectados por el veneno.

Un muchacho, de 15 años, murió en Misiones por la picadura de la “araña de los rincones”, pese a que alcanzó a ser tratado con el antídoto específico –sus órganos ya estaban seriamente afectados por el veneno–.

El hecho se produjo en la localidad de Corpus, a 75 kilómetros de Posadas.

Marcos Oviedo sintió un fuerte dolor en una de sus rodillas y notó una pequeña lesión. Junto a su padre, Silvio, fue hasta el centro de salud del pueblo, donde un médico confirmó que se trataba de la picadura de un arácnido.

Los familiares contaron que en ese lugar sólo le dieron un calmante y lo enviaron de regreso a su casa. Horas después, el sábado por la noche, Marcos advirtió a su familia que el dolor era muy intenso. “Ya tenía hinchada la rodilla y morada”, detalló su papá.

El joven volvió al centro de salud pero otra vez fue enviado a su domicilio con un nuevo calmante. Según el relato del padre, el domingo a la mañana la situación había empeorado y Marcos ya no podía pisar por el dolor. “Entonces nos derivaron con la ambulancia al Hospital de Posadas”, dijo el hombre.

El veneno inoculado afectó severamente los riñones y pulmones, lo cual obligó a su internación en terapia intensiva. Los médicos de Posadas rápidamente realizaron el diagnóstico y le colocaron el antídoto, pero la víctima nunca pudo recuperarse y murió de un paro cardiorrespiratorio.

La araña loxoceles no provoca dolor al inocular su veneno, sólo unas pequeñas ampollas, pero actúa rápidamente en todos los órganos y una demora en su diagnóstico deriva en el deceso del paciente.

Comments

comments