Un hombre con un disparo en la cabeza y mucha incertidumbre en la ciudad de Centenario


Se trata del cuerpo hallado en el patio de una vivienda de Centenario. El hombre estaba desaparecido hace varias semanas.

El hombre buscado desde febrero fue hallado en un pozo de una vivienda de Centenario, luego de una exhaustiva investigación de parte del personal policial de la División Búsqueda de Personas.

Uno de los familiares del difunto, Alberto Rubén Abasto, con domicilio en la provincia de Entre Ríos, fue quien había realizado la denuncia por desaparición de persona ante la Policía neuquina luego de varios días sin poder contactarse con el hombre.

Primeramente se procedió al interrogatorio de amigos, familiares y vecinos, con el fin de buscar pistas sobre los últimos movimientos de Abasto. Pero con los días que pasaban sin tener éxito tomó fuerza la hipótesis de que el sujeto no había salido de su domicilio. Es así que se efectuó una orden de allanamiento.

Finalmente el hallazgo, ocurrido el viernes pasado, tuvo lugar en la propia vivienda de Abasto, ubicada en las calles Comodoro Rivadavia y Los Onas, cuando los efectivos que concretaron el procedimiento notaron algo raro en la tierra del patio, un sector de tierra removida. Semienterrado, estaba el cuerpo de un hombre.

Por estas horas solo se sabe que el hombre hallado en un pozo séptico tapado con cal murió de un disparo en su cabeza. Cuándo y quién fue su verdugo y, sobre todo, por qué lo hizo, aún es un misterio.

Ante el hallazgo del cadáver enterrado en un pozo, y que luego fuera tapado con cal, para destruir todas partes blandas, se dio intervención de inmediato a la Fiscalía de Homicidios y al personal de la División de Homicidios. También acudieron al lugar los peritos criminalísticos que trabajaron sobre la escena y el cuerpo fue trasladado a la morgue judicial.

«Todo hace suponer que se trata de esta persona desaparecida, pero aún no está el resultado del ADN que lo confirme», indicaron fuentes de la fiscalía.

Es que, se encontraron otros signos en el cuerpo, rastros de haber sufrido una intervención quirúrgica, que apuntan a que se trataría de Abasto. Ahora, con esta nueva información, la investigación toma un rumbo más certero y se busca al asesino.

Comments

comments