Un mendocino desapareció en Neuquén y temen por su vida


Un mendocino está desaparecido desde la semana pasada, cuando viajó a Neuquén para vender el auto, y la familia lo busca desesperadamente. La policía  oficializó la búsqueda de Pedro Darío Barroso (40) el viernes último, con un comunicado que subió en su página web: policiadelneuquen.gov.ar

mendocino desaparecido

El alvearense dejó el paraje La Marzolina, donde vivía junto con su madre, y seis meses atrás se instaló en la localidad de Vista Alegre (Neuquén), donde también reside Raúl, el hermano mayor.

Mientras Pedro esperaba que el destino le abriera una nueva oportunidad de trabajo, decidió desprenderse del vehículo y el martes 8 armó una reunión con un potencial comprador en la capital neuquina.

Alrededor de las 16 saludó a su hermano, tomó solamente la documentación del Peugeot 405 y salió esperanzado en concretar el negocio. Esa fue la última vez que lo vieron y nada más se supo de él.

Según relató Adriana Barroso, la hermana, que vive en el distrito alvearense de Alvear Oeste, “viajó hasta Neuquén porque quería vender el auto y supuestamente había una persona interesada. Salió a la tarde y no volvió más, él no es de hacer algo así, todo el tiempo estábamos en contacto”.

El Peugeot 405 del hombre desaparecido es celeste, dominio SNS-489, cuatro puertas y con equipo de GNC.

De acuerdo con Adriana, “salió con lo puesto porque se suponía que volvía, pero no supimos más nada”, dijo con la voz entrecortada y sumamente nerviosa.

La última vez que Pedro estuvo con su hermano vestía un pantalón de jean azul, suéter gris, campera Columbia con vivos rojos y grises y zapatillas de marrones marca Cavattini.

El hombre mide 1,65 metros de estatura, es de contextura física delgada, tiene cabellos negros cortos, tez trigueña y presenta una cicatriz en el antebrazo izquierdo.

Además de la denuncia que radicaron en la Comisaría 49 de Vista Alegre, Adriana también se acercó a la Comisaría 14 de Alvear para realizar una exposición y solicitar formalmente la colaboración de la policía mendocina.

“Estamos desesperados, la policía nos ha dicho que estemos preparados para todo, para noticias buenas como malas, porque han pasado muchos días; por ahora no se nada más, estamos muy mal”, sostuvo Adriana.

Pedro está separado, tiene un hijo y en Alvear trabajó en un supermercado y en una panadería. En Neuquén, por ahora, le ayudaba a su hermano como pintor.

Comments

comments