Vaca Muerta: Un salvavidas para la economía argentina


Los players del mercado inmobiliario coinciden en que Vaca Muerta es un negocio promisorio. Pero mientras algunos intentan poner un pie, otros brokers ya pisan fuerte. Son los que picaron en punta en aquella inhóspita «tierra prometida». Superados los vaivenes y a punto de completar la primera fase de un ambicioso desarrollo, Sebastián Cantero asegura que «Vaca Muerta es un salvavidas para la economía argentina».

«Hace dos años cuando arrancamos con este proyecto en Vaca Muerta, los terrenos de una hectárea costaban 10 mil pesos y hoy salen 300.000 dólares», contó Sebastián Cantero, y recordó: «Había que arriesgarse en aquel momento a tomar posición sobre un negocio que tiene sus vaivenes»

Reconoció que «si bien hoy Vaca Muerta está en auge, no fue nada fácil construir allí. El lugar es muy hostil, con vientos que superan los 140 Km/h, dificultades para la extracción de agua y capacidad eléctrica deficitaria».

«El negocio en Vaca Muerta pasa por la renta porque, contrariamente a lo que pasa en el resto del país, los alquileres arrojan un escaso 1% o 2% de rentabilidad anual, mientras que en Vaca Muerta estamos proyectando alquileres de entre 10 y 18.000 pesos mas IVA la cama. Son rentabilidades que superan ampliamente el 10%», continuó.

Por otro lado, señaló que «las multinacionales que están haciendo la explotación más las compañías conexas que trabajan allí se enfrentan a problemas como el traslado de los empleados. El personal recorre a diario los 110 km que separan a Neuquén de Añelo. Por eso hay una necesidad muy grande de unidades para alquilar»

«Hay 20.000 personas que transitan día a día pero que tienen que volver a dormir a Neuquén debido a la falta de disponibilidad», remarcó.

«El negocio consiste en tener en un solo núcleo con la mayor cantidad de unidades funcionales disponibles porque las compañías buscan esa concentración de sus empleados. Las compañías buscan asegurarse un lugar tanto para sus directivos como para las personas que trabajan en boca de pozo», continuó.

«Estoy convencido de que Vaca Muerta es un salvavidas para la economía argentina. Hoy la Argentina tiene una oportunidad no sólo desde lo energético sino por otras industrias que se ven beneficiadas».

El broker inmobiliario -que cuenta con desarrollos en marcha en Añelo-, se refiere a la construcción y las otras 35 industrias que trabajan alrededor.

El despegue económico está en Vaca Muerta», opinó, y agregó: «el mundo entero tiene los ojos puestos en Vaca Muerta y hoy tenemos la oportunidad de dejar de ser país importador de gas para consumo interno y pasar a ser un país exportador».

«Van a seguir llegando inversiones. Argentina no puede desaprovechar esta gran oportunidad. Tenemos que seguir el modelo de Holanda que tuvo una experiencia exitosa en materia de exportación. La economía se robusteció y el Estado invirtió rápidamente las divisas que entraban para fortalecer el mercado interno. Holanda logró que todas las industrias funcionen», ejemplificó.

Por otro lado, dijo que «hay una oportunidad muy grande para el sector inmobiliario. Las multinacionales que están haciendo la explotación allí se enfrentan a problemas como el traslado de los empleados. El personal recorre a diario los 110 km que separan a Neuquén de Añelo. Por eso hay una necesidad muy grande de unidades para alquilar».

«Esto está motorizando a todo nuestro sector y Añelo se encamina a ser una ciudad para vivir y no una tierra de paso gracias a los desarrollos comerciales que están en marcha», finalizó.

Comments

comments