Venezuela: Una elección clave para la región


 

Más de 18 millones de venezolanos definen hoy el futuro de su país en el comienzo de la elección presidencial que enfrenta a Hugo Chávez con el joven Enrique Enrique Capriles, que impulsa el cambio del modelo socialista sostenido por el actual presidente durante los últimos 14 años.

Los más de 13.800 centros electorales empezaron a abrir a las 6 de mañana. Desde muy temprano, largas colas empezaron a formarse en los colegios de este país, donde la participación en los comicios es tradicionalmente muy elevada, en torno al 75% del censo.

Unos 18 millones de venezolanos están llamados a votar hasta las 18 o hasta que haya personas esperando en los centros, custodiados por casi 140.000 militares.

«Desde este momento (los venezolanos) ya pueden estar votando con gran alegría, con gran tranquilidad», dijo la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, en diálogo con los medios.

El oficialismo se movilizó desde la madrugada con su tradicional toque de diana por todo el país. Su estrategia es asegurarse de que funcione su campaña 1×10: cada responsable debe encargarse de velar porque diez personas voten.

La oposición en cambio ha pedido el uno más dos: todo aquel que votó en sus primarias de febrero debe convencer a otras dos personas de apoyar a Capriles.

Chávez pide el triunfo para profundizar su revolución socialista y confía en que las clases populares, que se benefician de los programas sociales financiados por la renta petrolera, vuelvan de nuevo a apoyarlo en las urnas.

LAS ÚLTIMAS CIFRAS

En el poder desde hace casi 14 años, el presidente intensificó su campaña en las últimas dos semanas, pidiendo el voto de los indecisos, que a la luz de las últimas encuestas podrían ser decisivos.

De ganar, Chávez lo haría, según el promedio de encuestas, con poco más del 50% de las intenciones de voto. Es decir, sería su resultado más bajo en las cuatro elecciones en las que se postuló al cargo más alto del país. En 2006, Chávez terminó por imponerse con el 63% de los votos frente al 37% del candidato opositor, Manuel Rosales. Pocos le auguran hoy un resultado tan generoso.

Las encuestas han sido uno de los temas más discutidos de esta campaña electoral, que cerró el jueves luego de tres meses en los que Capriles recorrió 300 localidades y durante la cual se mostró mucho más enérgico que su rival. No es para menos, pues Chávez fue sometido, en poco más de un año, a tres cirugías en La Habana para extirparle un cáncer que nadie sabe a ciencia cierta si al fin y al cabo se esfumó.

La mayoría de los estudios coincide en que Chávez, que anoche, a pesar de la veda, dio una conferencia de prensa, lograría la reelección con una ventaja de entre 2 y 20 puntos, aunque esta última cifra no es tomada muy en serio ni por sus seguidores. Otros dos estudios dan empate técnico o vaticinan un triunfo de Capriles con entre 0,8 y 5 puntos de diferencia.

Venezolanos en Argentina

A las 06:15 horas de la jornada de hoy abrieron las tres mesas de votación en la sede venezolana, ubicada en la Avenida Luis María Campos 170, dónde podrán votar 1.405 ciudadanos del país caribeño hasta las 18 horas.

El proceso se viene desarrollando con total normalidad y, según informó la sede diplomática venezolana, la afluencia de personas hasta el momento es «masiva». 

Los resultados del conteo provisorio de votos serán enviados a Caracas al cierre de la jornada electoral, aunque los números definitivos se darán a conocer recién durante el transcurso de la semana.

En tanto, numerosos dirigentes políticos tanto de la oposición como del kirchnerismo viajaron a Venezuela, algunos de ellos participando como veedores de los comicios.

Por la oposición, los integrantes del Grupo de Acción Política por la Unidad (GAPU), Gabriela Michetti, Patricia Bullrich, Federico Pinedo, Eduardo Amadeo y el consejero de la Magistratura, Alejandro Fargosi, se trasladaron a Caracas.

Por el oficialsmo, viajaron el ex vicepresidente y actual secretario general de la ALADI, Carlos «Chacho» Álvarez, el diputado Aníbal Ibarra y el gobernador de Mendoza, Francisco Pérez, así como integrantes de las agrupaciones kirchneristas de La Cámpora y Movimiento Evita.

Comments

comments