Viajó 500 kilómetros con un cadáver en su 4×4, lo tiró en una laguna y fue detenido un mes después


A Carlos Peralta, de 49 años, lo encontraron muerto de dos balazos. Primero se habló de un crimen mafioso, pero la causa dio un vuelco inesperado.

La historia empieza a contarse el 8 de julio, cuando descubren un cuerpo flotando, atado de pies y manos y con dos disparos en la laguna de Chascomús. Hubo 48 horas de misterio. Se presumía que el asesinado era un sindicalista de la UOCRA, prófugo desde 2014 por homicidio. Dos días después, las pericias confirmaron que la víctima era un hombre de 49 años llamado Carlos Peralta, oriundo de La Tablada.

Poco a poco, la investigación de la fiscal Daniela María Bertoletti fue encontrando testigos. Primero, los que habían visto una camioneta de alta gama en la zona donde apareció el cuerpo. Después, los que identificaron a la víctima. Por último, un testigo clave.

Un hombre le contó a la fiscal que un empresario de La Matanza ofrecía hasta 500 mil pesos a quien pudiera ayudarlo a deshacerse de un cuerpo, la misma semana que encontraron asesinado a Peralta, en la zona donde hallaron el cadáver. Se movilizaba en una camioneta de alta gama negra.

Comments

comments