Campaña solidaria por Mía, la pequeña neuquina que necesita de todos para su próxima cirugía


Mía tiene dos años de edad y espera una serie de costosas cirugías. El 3 de agosto necesita viajar a Buenos Aires para su próxima intervención y su familia pide la colaboración de todos.

Gentileza de Sheila, madre de Mía.

Mía nació en 2019, en Neuquén, con múltiples anomalías que la llevaron a experimentar 4 cirugías en su corto tiempo de vida, todas en el Hospital Italiano de Buenos Aires. Aún deben operarla del corazón, pero su primer objetivo en preparación para ello es subir de peso.

En comunicación con Sheila Badilla, madre de la menor, nos contó que Mía «nació con una cardiopatía congénita compleja denominada ventrículo único con doble tracto de salida, atresia pulmonar, hipertensión pulmonar, vena cava inferior interrumpida, situs inversus (todos sus órganos estan del lado opuesto que una persona normal), entre otras cosas más que son secundarias a su condición debido a todo lo que ha soportado desde que nació. Su tratamiento no es viable en Neuquén, pero tuvimos la suerte (como digo yo) de saber su diagnóstico prenatal. Las cardiopatías son poco frecuentes que se diagnostiquen en el embarazo, y a Mía se la diagnosticaron mientras cursaba las 18 semanas de gestación». Sheila continuó hablando de la odisea que significó intentar que médicos en la provincia de Neuquén pudieran tratar el caso de su hija, «consulté con varios médicos si sus cirugías podían ser en nuestra ciudad y la respuesta de cada uno fue un NO. Desde entonces buscamos junto a quien hoy sigue siendo su Cardiólogo, el Dr. Esandi, un lugar indicado para su nacimiento. A la semana 35 de embarazo llegamos al Hospital Italiano, en Buenos Aires, donde permaneció internada hasta sus ocho meses de vida aproximadamente».

Mía ha pasado por tres cirugías cardiovasculares y el próximo 3 de agosto deben viajar nuevamente para que le practiquen una cirugía de botón gástrico, y así ayudarla con su alimentación para llegar con buen peso a su cuarta intervención al corazón. La sonda de silicona transparente se coloca a través de la piel del abdomen hasta el estómago y facilita darle la medicación y descomprimir el estómago. Es un dispositivo diseñado para mayor confort y movilidad para la pequeña. Una malrotación intestinal obligó a que Mía sea intervenida sobre su intestino y diafragma complicando el tratamiento.

«Mía me ha demostrado a mi y a todos sus ganas de vivir, no sólo pasó la primer cirugía, sino luego la segunda, la tercera y la cuarta; ha dado cátedra de lo que es pelearla y aferrarse a la vida, aún sin entender mucho de esto», cuenta uno de los familiares de la pequeña, @ivancho_2212 en su cuenta de Twitter. «No exagero si les digo que el 90% de las fotos ella está sonriendo, porque para ella la vida es hermosa, verdaderamente es un ejemplo. Las anteriores cirugías no hizo falta campaña porque el padre de Mía las pudo costear, hoy a raíz de las restricciones se le hace imposible», explicaron desde la misma cuenta.

Ante la desafiante situación económica y los costos médicos, el 20 de julio con apoyo del grupo @CorazonesLuchadoresNqn en Facebook, se hará un sorteo con más de 40 premios. Del mismo se puede participar solicitando un número de la rifa y de esta manera colaborar con la campaña solidaria. Podrán contactarse con la agrupación y así recibir detalles acerca de cómo colaborar.

Con nosotros estuvo en contacto Fiona Márquez, administradora de Corazones Luchadores, y nos comentó que son un «grupo de familiares con casos de cardiopatías congénitas (malformaciones en el corazón)». Su objetivo es el «de concientizar y que las mamás y papás se sientan acompañados por otras historias, ya que para las madres con bebés con cardiopatías les resulta más llevadero este duro camino», continuó.  «Con otras experiencias se sienten contenidas y ven que hay otros niños y niñas más grandes que viven a pesar de su lucha», dijo a nuestro medio.

«Las clínicas, centros de salud u hospitales no brindan información a la comunidad sobre las cardiopatías o de cómo detectarlas a tiempo para su tratamiento», comenta Fiona. Además, mencionó que de a poco se contactan con ellos desde localidades como Plottier y Aluminé, así como de distintas partes de Chile.

El grupo inició por el caso de su sobrino, Gino Scapin, de Plottier. «Al tiempo decidimos que podíamos ayudar a las familias realizando sorteos, ya que las 3 operaciones cuestan mucho, los pasajes de avión, los insumos quirúrgico, la estadía, comida, etc., y fue así como empezamos con la rifa de Gino en Plottier , de Priscila en la cuidad de San Martin de los Andes, Ismael de Puerto Madryn, entre otros pacientes», agregó, describiendo el significativo trabajo que llevan a cabo.

Comments

comments