Dos gitanos estafaron a un abuelo y se llevaron 37 mil dólares


Uno de ellos se hizo pasar por su hijo y con el «cuento del tío» logró quedarse con la importante suma de dinero.

Dos hombres de la comunidad zíngara de Neuquén quedaron bajo investigación acusados de estafar a un abuelo de 77 años. Tres allanamientos permitieron secuestrar una insólita cantidad de dinero en efectivo, joyas, tecnología y armas, al parecer evidencia suficientemente incriminadora como para proceder a la formulación de cargos en su contra por estafa.

Un hombre de 77 años de Centenario, había denunciado en Comisaría Quinta que el 23 de marzo pasado una persona, haciéndose pasar por su hijo, lo llamó a su teléfono fijo y le informó un cambio de denominación de los billetes de dólares.

Como el abuelo tenía ahorros en dólares, entendió que era importante cambiarlos antes de que perdieran su validez y por ello siguió las instrucciones de su «hijo». A los pocos minutos, un supuesto empleado bancario pasó por su domicilio a buscar el dinero y se retiró con 37 mil dólares, concretando la estafa. Tras mantener contacto con su familia, la víctima se percató de su error y así se inició la investigación.

El Departamento Delitos Económicos de la Policía, de la mano del fiscal Marcelo Silva logró identificar a los estafadores tras una serie de pesquisas, que incluyó análisis telefónicos y una minuciosa observación de los registros de las cámaras del sector.

Con toda la evidencia reunida, se solicitaron tres órdenes de allanamiento para una vivienda de calle Illia al 100, Richieri al 100 y Planas al 3000.

El comisario Mauricio Pamich, a cargo del Departamento que realizó las tareas investigativas informó que los resultados de los allanamientos concretados el jueves fueron más que positivos. Más de 1.300.000 pesos argentinos, cerca de 3000 dólares, 2300 euros, liras, gran cantidad de joyas, unos 40 celulares de distinta gama, notebooks y televisores recientemente adquiridos, droga y dos armas de fuego fueron algunos de los secuestros que se concretaron entre las requisas a los tres domicilios.

En este sentido, el efectivo indicó: «Dentro de la investigación, pudimos ligar que esta gente estaría haciendo inversiones (con el dinero mal habido) en alhajas, por ende secuestramos cerca de unas 60 piezas correspondientes a anillos, relojes, pulseras, prendedores, aros y dijes que sumarían un capital de 10 millones de pesos».

También expresó que les llamó la atención la cantidad de celulares hallados, aunque teniendo en cuenta la antigüedad de algunos de ellos, estiman que «son teléfonos que estas personas utilizan para dejar la menor cantidad de rastros digitales» al concretar las maniobras de estafa.

Producto de las diligencias, 25 personas fueron identificadas, siete de las cuales fueron demoradas unas horas por averiguación de antecedentes y, finalmente, sólo dos fueron notificados de su imputación a la causa por estafa que se investiga. Ambos recuperaron la libertad supeditada por orden de la Justicia, pero Pamich confió que se piensa en una pronta formulación de cargos porque «la carga de indicios recolectados es considerable».

Finalmente, el comisario recordó la importancia de que las familias adviertan sobre este delito a los adultos mayores que podrían resultar víctimas. «Es la única forma que tenemos para contrarrestar este delito», cerró.

Comments

comments