Pobreza y fallas en el confinamiento ayudaron a expandir el coronavirus en Perú


Es la segunda nación con más casos y muertos en América Latina a pesar de ser el primer país de la región en imponer la cuarentena, cuando había pocos casos.

El mundo se pregunta que salió mal en el país que fue primero en adoptar medidas para contener el coronavirus pero nueve semanas después las cifras de covid-19 son exorbitantes.

Con sólo 86 contagios, el 16 de marzo, el país de 32 millones de habitantes cerró sus fronteras y dictó un confinamiento nacional obligatorio.

Varios factores favorecieron la expansión sin freno del virus en Perú. Al decretar el confinamiento, el gobierno mantuvo las actividades económicas esenciales, entre ellas la venta de alimentos en los mercados. Allí no se adoptó ninguna medida de protección especial -a diferencia de las cadenas de supermercados o de las pequeñas tiendas de barrio- y se convirtieron en silenciosos focos del virus hasta que el gobierno tomó nota del problema.

Así varios de los 2.000 mercados han sido clausurados. En el Mercado de Frutas del distrito limeño de La Victoria, el 86% de los comerciantes dio positivo a pruebas rápidas de covid-19.

Los bancos fueron otro foco de contagio. Los peruanos se aglomeraron afuera de las agencias bancarias para cobrar bonos de emergencia otorgados por el gobierno.

Aquí también, las autoridades implementaron medidas tardías, autorizando el retiro de las pensiones a partir de ahora con transferencias electrónicas.

Como resultado, Perú es el segundo país de América Latina con más casos después de Brasil (210 millones de habitantes), y el tercero en decesos detrás de Brasil y México (130 millones de habitantes).

Comments

comments