Una nueva provincia argentina cayó en default y Neuquén podría ser otra


Chaco se suma al lote que integran Buenos Aires, Mendoza, Entre Ríos y Río Negro. Capitanich busca reestructurar un pasivo externo de 250 millones de dólares.

La provincia de Chaco no llegó a un acuerdo con sus acreedores externos y, tras el plazo de 30 días de gracia, el viernes pasado incumplió el pago de intereses de la deuda, entrando en default.

La gestión de Jorge Capitanich está en un proceso de reestructuración de su deuda que asciende a los 250 millones de dólares y, como aún no logró un acuerdo, se sumó al grupo de las provincias que ya están en cesación de pagos (Buenos Aires, Mendoza, Entre Ríos y Río Negro).

Los default hasta ahora no fueron ejecutados porque la mayoría de los distritos están negociando reperfilar las deudas y entrarán en la variante de ir extendiendo los plazos.

Buenos Aires extendió hasta el próximo 11 de octubre el plazo para lograr un acuerdo por la deuda de U$S 7.148 millones; o Mendoza que está en default desde el 18 de junio y busca reestructurar un stock de deuda de U$S 590 millones y, como no alcanza el 75% de aprobación -hasta ahora tiene el 66%- decidió prorrogar hasta el próximo 25 de septiembre.

Neuquén que busca reestructurar una deuda de 900 millones de dólares que ya va por su segunda postergación. En este caso fijó la fecha unos días antes que Buenos Aires, el próximo 9 de octubre.

La provincia de Río Negro volvió a extender el plazo y llevó la fecha hasta el 9 de octubre para renegociar un pasivo que alcanza los 694 millones de dólares.

Otros distritos como Córdoba optaron por pagar mientras negocian. La provincia comandada por Juan Schiaretti viene haciendo frente a sus vencimientos y en las próximas horas debe hacer un nuevo pago.

Comments

comments